Test drive

Prueba: Audi TT RS 2012, el más salvaje de su clase

Audi regresa a sus raíces y lo hace con el más extravagante TT hasta ahora

Prueba: Audi TT RS 2012, el más salvaje de su clase

Antecedentes

 

Las siglas RS en los productos de Audi no son algo común y generalmente se aplican a un solo modelo de la gama y las encontramos en autos convencionales como sedanes y familiares (RS4, RS6, RS2), así que la noticia de que por primera vez llegarían a un auto deportivo de nacimiento como el TT, levantó bastantes expectativas.

 
Así es, esta es la primera vez que toman un modelo deportivo para dotarlo de más potencia y singularidad con las siglas RS, las de más peso en la marca de los cuatro aros en términos de deportividad. Y si además le agregamos que lo está utilizando como un pequeño homenaje a sus inicios en el mundo de los rallies con el fantástico Audi quattro de los años 80, podemos esperar grandes cosas del pequeño coupé deportivo.
 
Precio: u$s 98.100 / S-Tronic: u$s 103.000

 

Diseño

 

Algunos cambios se tuvieron que hacer para diferenciar al más extremo de los TT del resto. En el  frente encontramos una parrilla más grande que se extiende a la parte y que en el lado derecho muestra las sigas “TT RS”. La boca inferior fue alargada, junto con las tomas de aire laterales para que el motor pueda respirar mejor. 

 
En el costado, encontramos llantas de mayor tamaño, en este caso de 19 pulgadas, que le dan una apariencia más agresiva y que en conjunto con los faldones laterales más bajos, también provocan que la cabina se vea más pequeña de lo que en realidad es.
 
Atrás, es prácticamente la misma historia, paragolpes diferente y más bajo, salidas de escape dobles, siglas TT RS y un alerón más grande colocado en la tapa del baúl.
 
En general, cambios muy sutiles pero que al final sí le dan una apariencia mucho más deportiva y agresiva. Debemos de confesar que –sobre todo en color blanco, nos recordó a los cascos de los guerreros de la película Star Wars, los Storm Troopers.

 

Características Técnicas y Mecánicas

 

Como parte de este homenaje al Audi quattro, la marca de los cuatro anillos quiso tomar un motor de cinco cilindros nuevamente. Aunque originalmente no estuvo pensado para este fin, el motor del Vento hizo su llegada al frente del coupé, con algunas mejoras por supuesto. La capacidad se mantuvo igual, así que el desplazamiento se mantiene en 2.5L, pero gracias a la incorporación de un turbo muy grande y mejoras internas de los pistones, cigüeñal, inyección directa y válvulas, ahora produce la impresionantes cifras de potencia con 335 CV y 450 Nm de torque.

La transmisión es la conocida S-Tronic de doble embrague y de siete relaciones, que funciona muy bien tanto en modo automático como manual, además de mejorar el consumo de combustible al mantener las revoluciones en la parte baja del tacómetro y hacer los cambios más rápidos para no desperdiciar energía.
 
Por supuesto que no podría quedar fuera el sistema de tracción integral característico de Audi, el quattro, que distribuye la tracción entre cada eje según se necesite para obtener el mayor agarre en las curvas.
 
Algunos cambios fueron pensados para ofrecer un manejo más deportivo y crudo que antes, por ejemplo la dirección es más precisa y pesada,  la suspensión recibe el sistema Magnetic Ride de dureza variable, el despeje es 10mm más bajo y los frenos ahora son de 370mm al frente y 310mm atrás.

 

Manejo

 

Esta probablemente sea la parte más impresionante del Audi TT RS 2012. El sistema llamado Launch Control permite obtener la mayor tracción posible con el acelerador pegado completamente al piso. Lo único que se debe de hacer es seleccionar el modo Sport de la transmisión, el modo Sport de la suspensión, deshabilitar el control de tracción, pisar con el pie izquierdo el freno y acelerar a fondo con el derecho. Las computadoras entonces, se encargarán de balancear la potencia y enviarla a la rueda que  tiene mástracción para así salir lo más rápido posible. Entonces se suelta el pedal de freno y lo único que queda es agarrarte del volante y disfrutar de una aceleración instantánea. El TT RS llega a los primeros 100 Km/h en sólo 4.3 segundos y aunque en cifras luce bastante impresionante, no se le acerca a la experiencia de vivirlo en carne propia. 

 
Tu cuerpo es pegado al asiento y cambio tras cambio la potencia parece no acabarse jamás, simplemente vas cada vez más rápido. Los frenos no decepcionan y tras un buen rato de traerlos a un paso apresurado, no presentan fatiga alguna en la respuesta. 
 
El sistema de tracción es realmente impresionante y aunque en lo personal soy más partidista del manejo de los deportivos de tracción trasera, el quattro, con el motor de cinco cilindros turbo y la caja S-Tronic, me dejaron maravillado con el nivel de agarre y sobre todo de confianza que te da tras el volante para tomar una curva realmente rápido.

 

Interior

 

Dentro de la cabina, los cambios son todavía más discretos que en el exterior. Salvo por los asientos deportivos diferentes y las siglas “TT RS” en el clúster de instrumentos, el volante, la palanca y en el respaldo de los asientos, luce bastante igual que cualquier otro TT.

 
Algo que también nos llamó la atención, es la simpleza del diseño del tablero y de la consola central, y que a diferencia de los demás modelos de la marca, el TT no haya recibido una actualización en ningún aspecto y aquí es donde más se nota.

 

Solamente los conductores más experimentados pueden llevar al límite un auto de tracción trasera, pero el TT RS es realmente fácil de manejar rápido. Inclusive si desconectas el control de tracción y de estabilidad –el cual es bastante intrusivo por cierto-, existe tanto agarre que en muy pocas ocasiones sientes que vas realmente al límite del auto.

 
Pero lo mejor del TT es la versatilidad con la que puede ser usado. En verdad es impresionante cómo un auto que es así de rápido y excitante también logre ser cómodo y hasta práctico para su uso en ciudad. 
 
Muchos deportivos se concentran sólo en ser rápidos, pero el TT RS cuenta con una altura respecto al suelo suficiente como para no pegar en los moderadores de velocidad, una suspensión suficientemente dura como para eliminar el movimiento de la carrocería en ruta pero también suave como para que sus ocupantes no se sientan en una carreta sobre un empedrado. El baúl tiene muy buen tamaño y además, tiene el plus de poder abatir los asientos hasta formar una superficie completamente plana. ¡Hasta una bicicleta cargamos!
 
Y todo esto está acompañado del maravilloso sonido que produce el motor de cinco cilindros turbo. Un grave y profundo ronquido que culmina con una pequeña explosión ¡plop! con cada cambio de velocidad.
 
Lo mejor de todo es que cuando no abusas del pedal derecho, la transmisión S-Tronic de siete relaciones realiza los cambios antes de que entre el turbo, provocando un importante ahorro de combustible. De hecho, nosotros en ruta y a un paso bastante bueno realizamos hasta 12 Km/l lo cual es realmente impresionante dado el auto del cual estamos hablando.

 

Conclusión

 

El Audi TT RS es un vehículo bastante completo, con un tren motriz que definitivamente resulta entretenido, ahorrador y muy potente, pero sobre todo una puesta a punto que le permite tener la dualidad de ser un auto de “juguete” o de fin de semana, pero también uno que se "deja" usar todos los días.

 
El precio sí puede parecer bastante elevado, sobre todo para un TT, pero vale la pena resaltar que porta un motor completamente distinto y sobre todo, las legendarias siglas RS.
 

Contanos que opinas