Prueba Chery Tiggo3: La renovación accesible
15/02/2017 Pruebas de manejo

Prueba Chery Tiggo3: La renovación accesible

El modelo emblema de la marca se renueva reduciendo sus versiones pero manteniendo su estrategia de precios ¿Será suficiente? Te contamos todo.

Ya lo sabés, las SUV son casi un símbolo de status para el conductor urbano, que sueña con tener un vehículo que le permita llegar más allá de donde su rutina se lo permite. Esta idealización de la aventura provocó que este segmento no sólo sea uno de los más dinámicos en Argentina sino en el mundo, donde cada vez más marcas tratan de llevarse una porción de mercado.

Y China no se iba a quedar afuera de la fiesta, por eso desde hace un tiempo que ya tenemos entre nosotros a la marca Chery con su caballo de batalla, la Tiggo, una SUV compacta que siempre basó su oferta en una propuesta de buen equipamiento a un precio bien competitivo. Ahora estamos frente a la evolución denominada Tiggo3, que si bien sigue utilizando la misma plataforma, ofrece algunas novedades para tentar a los que están interesados en el segmento.

 

Mecánica y Seguridad

En su historia en el mercado argentino, Chery ha comercializado a la Tiggo con varias opciones y ahora pasó a focalizarse en una única versión, con motor 1.6 de 16 válvulas que entrega 125 CV y los lleva únicamente al eje delantero mediante una caja manual de 5ta. Para quienes ya tenían una Tiggo de generación anterior y pensaban renovarla, esto puede ser una mala noticia, ya que la marca decidió abandonar la tracción 4x4 y el motor de 2 litros que aportaba 138 CV. ¿Y cómo se comporta este 1.6? Esperá un poco que de eso vamos a hablar más adelante.

En materia de seguridad, Chery equipó a la Tiggo3 con los frenos ABS y airbags frontales obligatorios, pero en las plazas traseras además sumó 3 cinturones de 3 puntos y anclajes ISOFIX. Estos puntos a favor se ven empañados por la ausencia de control de estabilidad y de tracción, aunque son ítems que no esperábamos debido a su posicionamiento en el segmento. Con lo que sí contamos es con frenos a disco en las cuatro ruedas, sensores de estacionamiento traseros y cámara de retroceso.

 

Diseño

Una de las particularidades que encontramos en la Tiggo3 son sus proporciones. La línea de cintura no es tan elevada y esto hace que el techo quede alto, y que la superficie acristalada sea muy amplia. Esto nos dá la ventaja de tener una muy buena visión periférica.

El diseño exterior en esta nueva actualización puede ser uno de los principales argumentos para los actuales clientes de la marca que quieren renovarse, ya que no son cambios menores sino una profunda lavada de cara que puede apreciarse en sus nuevas ópticas y el nuevo paragolpes con luces diurnas de LED integradas.

una profunda lavada de cara

También tenemos un nuevo estampado en las puertas y unas llantas de aluminio que le quedan bastante bien, aunque la que está de auxilio colgada en el portón trasero no mantiene el estilo, ya que es de uso temporario.

 

Interior y Equipamiento

El que se compra un auto generalmente no interactúa tanto con lo que está afuera, sino con lo que está adentro. La marca tiene el desafío de conjugar el precio competitivo que siempre tuvo en el mercado argentino con los elementos de comodidad para el conductor, una batalla que generalmente resulta difícil. Chery no utiliza plásticos blandos ni materiales nobles en el interior de la Tiggo, pero la percepción de calidad que se tiene cuando nos subimos es superior a la versión anterior, aunque todavía le falta como para estar a la par de algunos de sus competidores.

La única superficie que no es dura al tacto en el interior es el volante, forrado en un símil cuero con costura interna, integrando comandos para el sistema multimedia y con la posibilidad de regularse en altura, pero no en profundidad.

La Tiggo llega a nuestro mercado como un vehículo de Industria Uruguaya, aunque en su interior llamativamante encontramos varios stickers con indicaciones solamente en chino y en inglés.

El gran punto a favor es su habitabilidad. Sus butacas son muy cómodas, hay buen espacio para los ocupantes de todas las plazas y adelante podemos tener una buena distancia con el acompañante, estando separados por un apoyabrazos central fijo, que no se puede levantar. Otro ítem a favor es su baúl, que mantiene los 520 litros y continúa siendo de los más grandes del segmento. Aunque sigue contando con un portón trasero de apertura lateral, algo que en un estacionamiento puede molestar ya que para abrirlo se necesita de bastante espacio.

El gran punto a favor es su habitabilidad

Sentados la butaca del conductor tenemos al frente un tablero bastante completo, con un velocímetro que peca de optimista al mostrarnos un tope de 220 Km/h., pero con una correcta lectura. Hay indicadores de temperatura, combustible, un tacómetro con el rojo que empieza recién en las 7.000 vueltas y una pantalla azul central que quizás es demasiado grande para su forma vetusta de mostrar la información de la computadora de abordo, que nos informa solamente de un par de odómetros, la distancia en centímetros que tenemos al obstáculo que detecta el sensor de estacionamiento trasero y el consumo instantáneo, pero no el promedio.

Más allá del diseño, que a mi gusto está mejor logrado que la generación anterior, los encastres y juntas deberían perfeccionarse, ya que tenemos algunos ruidos y movimientos que podrían evitarse.

Eso sí, la gran estrella de la consola central es la pantalla multimedia firmada por Blaunkpunt, que es tremendamente completa, casi como si se tratara de una Tablet, aunque faltaría pulir un poco más su interfaz para que sea más cómoda al utilizarla en un vehículo.

 

Comportamiento Dinámico

Si miramos la ficha técnica, vamos a ver que la Tiggo3 viene con suspensión independiente multibrazo. Ahora, ¿Cómo se comporta en la ciudad y en la ruta?

En ciudad tenemos un andar muy confortable, producto de su esquema de suspensión trasero multilink con gran recorrido y buen despeje, lo que hace que puedas pasar por lomas de burro y badenes de forma muy cómoda. Como dijimos anteriormente la visibilidad es buena, debido a la gran superficie acristalada.

Su motor todavía necesita ser revolucionado para entregar la potencia, sin grandes reacciones en baja. Recién pasando las 3.000 rpm el 1.6 empieza a demostrar su brío, justo cuando su sonido se mete de pleno en el habitáculo. En el ámbito urbano el consumo se mantuvo en los 10.5L/100 Km. Una particularidad que se nota cuando salimos desde cero es que si aceleramos con vehemencia, se hace muy presente el fenómeno denominado “torque steer”, que implica que la dirección se vaya para un costado producto de la fuerza del motor actuando sobre los palieres de distintas longitudes, algo que debería solucionarse modificando el diámetro del más largo.

Por otro lado, en ruta la sensación de seguridad quizás no sea la mejor al estar en una posición de manejo elevada, ya que desde allá arriba se siente el menor balanceo. Sin embargo, tiene una tenida muy correcta, podemos decir que dinámicamente se porta bien.

Al momento de viajar tiene 3 puntos en contra: No posee control de velocidad crucero, la dirección transmite muy poca información y apenas tiene una progresión en su dureza en velocidad, haciendo que casi que se la sienta suelta, y por último, su mayor problema es la insonorización, el sonido del motor es constante y obliga a subir bastante el volumen si queremos escuchar música.

su mayor problema es la insonorización

Como dijimos antes, la elasticidad del motor se pone de manifiesto sólo cuando nos acercamos a la mitad del tacómetro, para lo que necesitamos sí o sí realizar un rebaje para el sobrepaso. Recordemos que la Tiggo3 cuenta con una relación de caja larga, que influye en su elasticidad pero que también permite que el motor viaje más relajado.

Ejemplo de esto es que yendo a 120 Km/h. el 1.6 trabaje a 3.400 revoluciones, logrando un consumo de 8.2 L/100 Km. Ya cuando vamos a 130 el motor viaja a 3.700 vueltas y el consumo alcanza los 9 L/100 Km.

 

Conclusiones

A modo de resumen, podemos ver que Chery mantiene la receta de ofrecer una SUV compacta a un precio muy competitivo, en un segmento que está bien concurrido. La Tiggo3 le va a llamar la atención justamente a cualquiera que esté interesado en uno de estos vehículos, como así también a las personas que ya han tenido a una Tiggo de generación anterior.

Vemos un nuevo diseño exterior, con un poco más de sofisticación y también algunos agregados en materia de equipamiento. Quedará ver si esos fundamentos alcanzan para que los que tenían la Tiggo con el motor grande, tracción 4x4  y caja automática resignen esas características con tal de renovar su vehículo, o si en realidad la nueva Tiggo3 tiene como objetivo captar clientes de otras marcas. Tiene sus virtudes y defectos que cada uno le dará importancia según su caso particular. En Autocosmos intentamos darte una mirada objetiva para vos tomes la mejor decisión.decisión.

 

 

Test Chery Tiggo3 : Datos Técnicos

   

Datos

Especificaciones

Motor / Transmisión

4 cil. 1.6L nafta / Manual de 5ta.

Potencia / Torque

125 CV / 160 Nm

Multimedia

Pantalla Blaunkpunt de 7"

Tracción

Delantera

Longitud / Altura

4420 mm. / 1670 mm.

Distancia entre ejes

2510 mm.

Seguridad

2 airbags, ABS y anclajes ISOFIX

Equipamiento

Sensores de estacionamiento trasero

Consumo en ruta / ciudad

8.2L100 Km / 10.5L100Km

 

Galería Chery Tiggo3 a prueba

Chery Tiggo3 a prueba

1 de 27

Test Chery Tiggo 3

¿Qué opinás? Contanos