logo autocosmos Vendé tu auto

Ganate el alquiler gratis de un Toyota a elección

Participá
Test drive

Test drive Ford Territory II: la constante mejora de la industria china

¿Cuánto ha evolucionado la segunda generación del SUV C producida en China? Lo analizamos en esta prueba de manejo.

Test drive Ford Territory II: la constante mejora de la industria china

En cada nuevo test a un modelo de procedencia china me propongo no volver a explicar el avance de la industria automotriz del coloso asiático, que pasó de la “burla” y la copia descarada a alcanzar el mismo nivel que las marcas mainstream y tener personalidad propia.

¿Por qué vuelvo a comentar la evolución de las automotrices chinas? Porque en este caso el producto se vende con escudo de Ford y eso suele generar “suspicacias” en muchos seguidores.

Esta no es la primera vez que los del óvalo (y muchas marcas) usan un producto de otro fabricante, pero con su escudo, por ejemplo, ya lo vimos acá con el Laser (Mazda 323). La primera versión no tenía mucho de Ford, ¿qué pasa con esta? Lo analizo en este Test al nuevo Ford Territory.

Ford Territory 2: ¿Qué hay de nuevo?

Del Territory original quedan pocas cosas en común con este: es un SUV del segmento C con 5 asientos y es producido en China por la sociedad de Ford con Jiangling Motors Corporation (JMC), el resto cambia todo: medidas, estilo, mecánica, e interior.

Metro en mano el nuevo Territory crece en todas las direcciones respecto de la primera entrega:

+ 50 mm de largo (4.630 mm)

+ 5 mm de ancho

+ 30 mm de alto

+ 10 mm entre ejes

Veamos todos los cambios que traen aparejados estas medidas.

Territory 2: Diseño más Ford

Estéticamente el Territory II parece mucho más grande, en realidad el anterior parecía más ancho y este más largo, algo que se puede entender en las proporciones, pero también en la silueta, ahora más cuadrada, recta o plana, en la parte trasera.

Si bien no coincide del todo con lo que conocemos de la marca, que quizás está más asociado con los últimos coletazos del Kinetic Design 2, el nuevo Territory se viste con la nueva estética de Ford, especialmente en China, que se llama Progressive Energy in Strength y que se destaca por:

  • Superficies bastante lisas
  • DRL angostas altas con delineado hacia abajo y tres tachas
  • Luces principales a mitad de altura
  • Tira que une las DLR que corre entre capot y parrilla
  • Parrilla bien alta
  • Capot que se curva hacia abajo
  • Pliegue que nace sobre el guardabarros trasero
  • Luces traseras con trazo similar a las DRL delanteras

Personalmente, el resultado me resulta dicotómico, desde algunos ángulos está bien, espacialmente el frente y las proporciones en la vista lateral, pero desde la vista de tres cuartos posterior la zaga me resulta algo pesada.

Te guste menos o más, tiene más personalidad que la primera encarnación, que nació en la época que los SUVs chinos tenían al Evoque como molde, repitiendo hasta el cansancio la cintura recta y el techo estilo flotante.

Ford Territoy Interior: Más de todo, menos copiado

Si el interior de la primera generación del SUV era amplio, este es inmenso; para que te hagas una idea atrás no hay manera de que las rodillas toquen el respaldo delantero, aún con la butaca atrás de todo.

Ya que estamos en los asientos posteriores, tenés que sumarle que el piso es casi plano, convirtiéndose en una pista de baile. El respaldo está un poco muy inclinado y no se puede regular, hay salidas de aire y un USB, y podés disfrutar del mega techo panorámico (que se puede abrir en la mitad delantera).

Adelante el estilo deja de rendirle homenaje al Peugeot 3008 y otros modelos, y se “viste a la moda” con la doble pantalla unida que está semi encastrada en el tablero y sin visera. También está lo que llamo el puente chino, el espacio guarda objetos entre los asientos, una solución que parece obligatoria en el diseño de todo SUV proveniente del dragón asiático.

Los plásticos son buenos, con correcto tacto engomado, y los decorados simples, siendo el más llamativo el símil madera que se percibe artificial, pero tiene la gracia de no ser brillante. Lo más curioso es el celeste/azul desplegado en tablero, pilares y asientos, tono fordista y no estridente, aunque en algún momento sentí que estaba adentro de un pitufo.

Además del espacio liberado por el puente de la consola central, hay buenos portaobjetos, ya sea en la guantera, con tapa que abre suavemente, contrapuertas, delante de la selectora (con cargador inalámbrico), al costado (posavotes con tapa) y atrás con una bandeja corrediza y el foso del apoyabrazos (en el video te muestro mejor como funciona).

Gran parte del espacio y simpleza del habitáculo se debe al selector rotativo de caja, al freno de mano eléctrico, y los comandos principales de climatización táctiles.

El baúl es más grande que en el anterior pasando de 420 litros a 450 L. Si bien parece quedarse corto frente a los 518 L de Kuga, en la práctica es grande, de formato aprovechable y bien terminado. Lamentablemente debajo del piso hay una galleta.

Territory 2ble pantalla

La solución de “pantalla corrida” no es una novedad, y si bien hay gruesos marcos negros, en el caso de la unidad probada, Titanium, la superficie efectiva es grande, algo de lo que te das cuenta cuando usás la pantalla partida de Android Auto con ambas secciones de buen tamaño.

El equipo multimedia no tiene navegador propio, pero si conectividad inalámbrica con teléfonos del androide y de la manzana mordida. El procesamiento no es tan rápido como en el Sync4 de los últimos Ford, pero la interfaz es fácil de usar.

Normalmente te diría que me cae mal la falta de perilla del volumen y botones físicos, pero resulta que están, solo que atrás del dial de cambios; no es el lugar ideal, pero ayudan mucho al uso intuitivo.

Pasando al cuadro de instrumentos, tiene dos visualizaciones, es claro, y si bien no permite mucha personalización, ofrece mucha y buena información.

Equipamiento y seguridad dentro del Territory 2

Ford ofrece la segunda encarnación del SUV C en dos niveles, SEL y el Titanium acá probado que tiene de todo. Podés ver en el Catálogo de Autocosmos el equipamiento completo del Ford Territory.

Además de todo lo que te mencioné hasta ahora suma vamos a destacar:

  • Apertura y encendido “sin” llaves
  • Asientos delanteros con regulación eléctrica
  • Asientos delanteros con calefacción y ventilación
  • Tapizados en cuero
  • Climatizados de dos vías
  • Freno de mano eléctrico
  • Cámara de 360º con múltiples vistas
  • Portón eléctrico con apertura y cierre pasando el pie (que funciona perfecto)

Más allá de la dotación de confort y de la de seguridad con 6 airbags, ESP y todo lo esperable, quiero destacar las ADAS por dos motivos: cubren casi todo y en el menú de la pantalla te explica para qué sirve cada una, así podés activarla, apagarla o regularla de acuerdo a tu gusto.

El funcionamiento de los asistentes avanzados a la conducción es bueno, en algunos casos, como el mantenimiento y centrado de carril, sentís por momentos que la dirección te pelea, pero el resto anda bien incluyendo el crucero adaptativo y la función Stop&Go que probé en algún atasco de tránsito.

Comportamiento dinámico: un mejor Territory

Antes de arrancar vamos a ver cómo se ajusta el conductor a su territorio. Las butacas son cómodas, pero curiosamente, la columna de dirección sale de muy abajo lo que hace que el volante quede inclinado o tapando parte del instrumental si lo bajás para que quede un poco más recto.

La visibilidad hacia adelante es favorecida por esa relación asiento alto / tablero bajo, hacia las diagonales está complicada por pilares gruesos, inclinados y algo cercanos, y hacia atrás hay grandes espejos, pero colocados muy atrás.

Apretamos el botón de inicio y del otro lado se pone en marcha un nuevo motor, se trata de un:

  • 1.8 L Turbo
  • 4 cilindros 16V
  • 185 CV y 320 Nm

La tracción es solo delantera y la última novedad está en la caja que deja de lado la CVT en favor de una doble embrague de 7 cambios.

Una cosa es la ficha técnica y otra cómo se comporta, vamos a la cancha a ver los pingos.

Al igual que la mayoría de las cajas de su especie usadas en los modelos chinos, se siente más como su tuviera convertidor de par que una doble embrague, especialmente cuándo se pone en marcha. La contracara es que su funcionamiento es muy fluido, sin saltos ni tirones.

El 1.8 Turbo no es explosivo, pero si progresivo, algo que va bien con este tipo de SUV con foco familiar y hacia el confort. Las suspensiones confirman el tipo de configuración, aunque con algo de golpeteo en superficies punzantes.

En ruta el nuevo Territory circula bien plantado y, curiosamente para lo que se espera de su calibrado, dobla muy bien y con poco rolido. La insonorización podría ser mejor, eso que a 120 km/h reales (125 de velocímetro) viaja en 7º con solo 2.300 rpm.

¿Cómo rinde el nuevo motor? Pasemos a las mediciones:

Consumos Ford Territory 1.8T

  • A 120 km/h: 7,8 L/100 km
  • Urbano: 11 L/100 km
  • Promedio: 9,4 L/100 km

Autonomía Ford Territory II

  • A 120 km/h: 769
  • Urbano: 545 km
  • Tanque de combustible: 60L

En términos generales los modelos chinos vienen demostrando que pueden ofrecer buenas prestaciones, pero a costa de altos consumos, en este caso no son brillantes, pero si acordes al tamaño y potencia del Territory II.

Recuperación 80-120 km/h

  • En D: 6,7 segundos

La medición dio un buen resultado y no hay cifras empezando desde 3º o 4º porque no hay selección manual, solo el modo L que retiene marchas para mejor tiro o freno motor. Por su parte se ofrecen cuatro modos de manejo, incluyendo Eco y Sport (je).

Conclusiones Ford Territory II

A esta altura del partido te estarás preguntando por qué elegir Territory, Kuga o Bronco Sport dentro de la gama de Ford que parece estar recargando su oferta en el segmento SUV C. Si el Territory tuviera 7 asientos, la mayor parte de esta inquietud estaría solucionada, pero no…

El Bronco Sport se diferencia más fácilmente, tiene un enfoque más offroad, desde la estética y mecánica, pero a la vez es más chico. La Kuga es más similar a la Territory ya que ambos son SUVs civiles y de interior amplio, pero el primero es más refinado, híbrido y además AWD.

Territory debería de ser el más económico, o al menos en relación con todo el equipamiento, y con mayor disponibilidad de producto.

Hablando puntualmente del modelo, se nota la mejora respecto de su antecesor, ganando en todos los aspectos, aunque creo que todavía le quedan cosas por pulir, especialmente en refinamiento de marcha y funcionamiento de algunos componentes como multimedia.

¿Vos que opinás? Explicá tus razones en los comentarios.

Test Drive Ford Territory II

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas