Test drive

Nuevo Citroën C3, lo manejamos

En el segundo día de la presentación hicimos más de 200 km sobre la versión 1.6L VTi.

Nuevo Citroën C3, lo manejamos

Continuando con la presentación del nuevo Citroën C3, hoy emprendimos el camino de ida y vuelta entre Puerto Madryn y Puerto Pirámides sobre una unidad Exclusive, única con el renovado motor 1.6L 16V cuya denominación VTi indica que tiene variador del válvulas de admisión. Así logra 115 CV (5 más que su antecesor) cuya efectividad comprobamos hoy en la ruta.

Inicialmente, se nota que el impulsor respira mejor en baja, es decir tiene más empuje a bajo régimen, aspecto donde su antecesor no se destacaba. En ruta tiene la solvencia necesaria para un compacto, sin ser deportivo. Acompaña una caja de relación final relativamente corta que requiere poco más de 3.500 rpm para viajar a 130 Km/h. Si bien se siente algo de ruido, especialmente aerodinámico, la insonorización de la cabina es muy buena. Más allá de las velocidades legales habrá que subir el estéreo si se quiere disfrutar de la música.

Exigido en velocidad, el nuevo C3 se mostró mucho mejor parado que su antecesor, con muy buena estabilidad. El mayor ancho de la carrocería y nuevo calibrado de suspensiones colaboran en esto, con un rolido en curvas bastante contenido y mucho menor al de su antecesor. En ciudad se siente con un tren trasero un poco seco, posiblemente por el rodado de 16” y cubiertas muy infladas, que no desmerecen el planteo confortable.

La dirección del 1.6L es más blanda que la del 1.5L aunque en Citroën aseguran que utiliza el mismo sistema y calculador de asistencia eléctrica, tomado del DS3. El volante aquí es de cuero, al igual que el tapizado de los cómodos asientos con respaldo de corte clásico.

En resumen, y luego de los más de 200 km/h recorridos hoy, con amplias rectas donde el control de velocidad crucero fue un aliado, podemos decir que el nuevo C3 marca un paso adelante con respecto a su antecesor, especialmente en dinámica.

Y claro, está el parabrisas panorámico Zenith que permite que tanto conductor como acompañante pudieran disfrutar plenamente del fabuloso paisaje. Seguramente, en momentos donde el sol esté alto, deberá cerrar gran parte con la gran cortina interior, pero realmente este implemento marca un auténtico diferencial en la vida a bordo del nuevo Citroën C3.

Hernando Calaza, enviado especial recomienda

Contanos que opinas