Ferrari 348 TB: Menem casi lo hizo
15/12/2017 Historia

Ferrari 348 TB: Menem casi lo hizo

Fue un regalo para el presidente y levantó tanta polémica que se creó ley para evitar que se repitiera.

"Mía, mía, mía". La historia argentina está repleta de sucesos y personajes insólitos, y algunos tienen una estrecha relación con el mundo de los autos. Durante la presidencia de Carlos Menem, entre 1989 y 1999, el riojano recibió un regalo muy especial. Se trataba de una Ferrari 348tb, obsequiada por Massimo del Lago, un empresario italiano con llegada a la Rosada durante los 90'. Así, Menem se convertía en el segundo mandatario nacional dueño de una Ferrari.

El auto rojo quedó en la memoria social de la gente como una muestra de la "pizza con champagne" que resumió los años noventa. El 1 a 1, las excentricidades de los funcionarios, el auge del rock barrial y la entrada del país a la globalización bien podrían ser resumidas en este modelo que mucho aún hoy llaman erróneamente Testarossa.

De paseo por la costa atlántica

La 348tb (por trasversale berlinetta) era la versión coupé del modelo lanzado en 1989 por la casa de Maranello. Estaba dotada de un V8 3.4 L que era capaz de ofrecer 300 CV y 324 Nm, y lograr el 0 a 100 en 5,6s. A bordo de ella, el actual senador se jactó de ir hasta Pinamar a 200 km/h, sin pagar los peajes, claro.

Fue tanto el revuelo que se armó alrededor del regalo, que no son pocos los que dicen que ese suceso tuvo que ver con la sanción posterior de la ley 25.188, que regula la "Ética en el ejercicio de la función pública". El artículo 18 de esa ley estipula que los mandatarios tienen prohibido aceptar regalos, y en caso de ser protocolares, estos pasan a patrimonio estatal.

Después de Carlos

En realidad, nobleza obliga, la Ferrari 348tb no duró mucho en manos de Menem. Fue puesta a subasta pública luego del escándalo y cayó finalmente en manos de un agente de bolsa, Juan Nápoli. Luego, en 2014, éste le obsequió el coche a Héctor Méndez, que en ese entonces se desempeñaba como presidente de la Unión Industrial Argentina. 

El auto tuvo participaciones en algunos eventos y track days organizados por clubes de coleccionistas. A pesar de no ser uno de los modelos más prestigiosos de la empresa italiana, la 348tb siempre va a ser reconocida como la Ferrari más famosa de la historia argentina. Por su polémica, quedará impregnada en inconsciente colectivo de los argentinos.

Lamentablemente, opaca la historia de éxito que tienen otros modelos de la marca relacionados con el país. Muchísimo antes de Carlos Menem, en 1951, una Ferrari 375 conducida por Froilán González lograba ganar en Silverstone, en lo que sería la primera victoria en un GP para la escudería a la postre más exitosa. Ah, pero eso es otra historia...

 

 

Menem y su Ferrari en Pinamar

¿Qué opinás? Contanos