Test drive

Test drive Ford Ka Freestyle: Hora de Aventura

Ya probamos la versión “normal” con caja AT6, ahora toca el turno de ver cómo queda el 1.5L 3 cilindros con caja manual y decorados aventureros.

Test drive Ford Ka Freestyle: Hora de Aventura

En 2018 el Ford Ka sufrió -o mejor dicho se benefició con- una profunda actualización que tocó poco lo estético, pero cambió el motor por el nuevo 1.5L de 3 cilindros y 123 CV, caja automática de sexta, refuerzos estructurales y más equipamiento. Además se sumó una versión de perfil aventurero.

Habiendo analizado el Ka “civil” con la caja automática, nos quedaba por probar cuán bien le sentaban los cambios al Ka Freestyle con transmisión manual, especialmente respecto de los consumos ya que en el AT las mediciones de consumos nos dieron valores algo elevados.

 

Diseño: imaginería off-road

Técnicamente el Ford Ka Freestyle tiene dos cambios respecto del Ka a secas, suma 20 mm en el despeje y 30 mm en las trochas para llenar mejor los pasos de ruedas ensanchados por los protectores negros que se extienden por todo el perímetro inferior.

Las barras de techo son el nuevo auxilio colgando del portón trasero

Otros cambios están en el tramado de la parrilla que ahora es tono grafito (al igual que carcasas de retrovisores y llantas de aleación), el óvalo que se mueve al medio de la grilla y aparecen labios metalizados en la parte baja de cada paragolpes. También aparecen máscaras en plástico oscuro con forma de C para rompenieblas delanteros y falsas salidas dinámicas atrás. Rematan barras de techo que son el nuevo auxilio colgando del portón trasero en esto de entregar un estilo off-road.

 

Interior: de castaño claro a castaño oscuro

Puertas adentro, lo más notorio del Ka Freestyle es que gran parte del tablero, decorados de contrapuertas y tapizados se visten en color marrón. Además de esto, conservan los elementos vistos en el rediseño del 2018 con la pantalla del SYNC III en el centro del tablero, doble entrada USB (así uno puede espejar el teléfono y otro cargarlo al mismo tiempo), tapizados tela/cuero y una dotación completa para el segmento que podés revisar junto con los precios en el Catálogo de Autocosmos.

una dotación completa que podés revisar junto con los precios en el Catálogo de Autocosmos

El espacio en los asientos traseros es más que bueno para los menos de 4 metros que mide el Ford Ka y el baúl con 257 litros es justo. Una novedad del Ka Freestyle es que tiene un piso removible en goma con bordes elevados para poder colocar objetos sucios y mojados. Solo recordá que al sacarlo es fácil derramar el líquido. Debajo tenemos un auxilio 175/65 R15 que solo te permite ir a 80 km/h porque las ruedas titulares son 185/60 R15… o se les fue la mano afuera, o le están pifiando (y por muy poco) en el baúl.

 

Seguridad: baile de estrellas

El Ka original había performado muy bien en las pruebas de LatnNCAP solo para que su firmamento se apagara cuando entró en vigencia el nuevo protocolo de la entidad que sumó impacto lateral. El rediseño del pequeño Ford incluyó refuerzos laterales y las calificaciones subieron nuevamente a 3 estrellas para adulto y 4 para niños.

toda la gama del Ford Ka ofrece pilares B reforzados y ESP

La unidad testeada tenía 2 airbags, mientras que el Ka Freestyle viene con 6 de serie lo que mejora su performance, especialmente cuando el golpe llega de costado. Además de esto, toda la gama del Ford Ka ofrece Isofix, 5 cinturones de 3 puntos y apoyacabezas y ESP de serie.

 

Comportamiento dinámico: performance de manual

En la prueba del rediseñado Ka me llamaron la atención dos cosas, lo dinámico que era y los consumos algo elevados, así que ahora olvidate de los 20 mm extra de despeje, y prepárate para ver como anda el 1.5L con la caja manual. Y la respuesta es simple, se siente más vivo, más picante, y eso le viene genial a un chasis muy bien calibrado para darte tanto dinámica como refinamiento de marcha.

el 1.5L con la caja manual se siente más vivo, más picante

Al tener un cambio menos que en la caja automática, en ruta a 120 km/h reales (122 de velocímetro) viaja casi a 3.500 rpm contra las menos de 3.000 rpm de la AT6. Afortunadamente la insonorización es buena para compensar esas 500 revoluciones extra. Respecto de las vibraciones propias de 3 los cilindros, al no tener la absorción del convertidor de par se sienten un poco más, pero se nota el buen trabajo de Ford para mantener todo dentro de parámetros correctos.

 

Velocidad y consumos

Vamos puntualmente a las mediciones de este Ford Ka manual vs. las que realizamos con el automático. Puntualmente el AT6 necesitó 9,55 segundos para pasar de 80 a 120 km/h en D. Imaginemos que colocando 3º con los botones del pomo de cambios hubiera reducido 1 segundo, aún le faltaría para lograr los 7,4 segundos que medí en este Ka Freestyle en tercera.

Respecto de los consumos, con la caja automática no nos fue lo bien que esperábamos, puntualmente medí 7,1 L/100 km a 120 km/h reales y 11,1 L/100 km en ciudad. En este caso las cosas se pusieron más que bien con 6,7 L/100 km a 120 y 9,0 litros cada 100 kilómetros en ciudad. Esperaba que al ir a menos vueltas el Ka AT6 consumiera menos en ruta, por lo que este resultado es llamativo y me dan ganas de volver a probarlo para re chequear mediciones.

 

Conclusiones

Cuando probé la primera encarnación de este Ka mencioné que me hubieran gustado más elementos de equipamiento, al menos en el SEL. Esta actualización solucionó eso, pero ahora que sabemos que el Fiesta se retira del mercado el Ka necesitaría una evolución más para cubrir ese espacio. Estoy hablando de mejorar elementos low cost remanentes como, por ejemplo, la ausencia de regulación en profundidad de dirección, cuadro de instrumentos muy simple y botón de la computadora que está en el cluster y no en una de las palancas.

Ahora el Ka también va a tener que cubrir el espacio del Fiesta

Donde el Ka se luce es en seguridad, con ESP en toda la gama y hasta 6 airbags en los más equipados. Además de eso, tenemos algo que personalmente valoro mucho y es el trabajo de Ford en darle a su benjamín un comportamiento dinámico muy pulido, divertido, picante y cómodo. Además, los 123 CV se aprovechan muy bien con la caja manual, tanto en velocidad como en consumos que son muy buenos.

Ahora queda saber cuál auto chico preferís vos, y además de nuestras pruebas tenés el Comparador de Autocosmos donde podés ver en paralelo precios, fichas técnicas, equipamientos y más de todos los autos que se venden en el país.

Prueba Ford Ka Freestyle

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinás? Contanos