Lanzamientos

Manejamos el nuevo Ford Focus

Durante la presentación en Mendoza nos subimos a la versión Titanium con caja Powershift.

Manejamos el nuevo Ford Focus

En Autocosmos ya tuvimos la oportunidad de ofrecerte, antes que nadie, la primera prueba al nuevo Focus, realizada en México. Ahora, con motivo de la presentación para Argentina (donde es producido) y resto del Mercosur, tuvimos la oportunidad de medirlo sobre el asfalto local, con los imponentes paisajes de Mendoza como telón de fondo.

La tercera generación del Focus llega con ganas de dominar y para ello la versión más equipada de su gama, Titanium, viene cargada de casi todas las tecnologías empleadas en sus competidores y más de un extra nuevo para el segmento. Entre lo más destacado está el sistema de estacionamiento semi-automático, faros bixenon con LEDs e indicador de presión de neumáticos, aunque lo mejor es revisar todo lo que trae en nuestro Catálogo de 0km.

Mecánicamente, también tiene todo lo necesario para diferenciarse, comenzando por la suspensión trasera independiente multibrazo, un elemento poco visto en los medianos made in Mercosur, que en teoría le da mejor calidad de marcha y un comportamiento dinámico destacado, una marca registrada de sus dos antecesores. Otra novedad es el motor de 2.0L con inyección directa que se estira hasta los 170 CV sin uso de turbo. Finalmente está la opción de montar una caja Powershift de doble embrague y 6 marchas.

Visto desde afuera, lo primero que llama la atención es la evolución de la silueta sedán, la cual manejamos en Mendoza, que ahora luce más elegante y deportiva que en sus dos generaciones anteriores. El hatch también luce más maduro, recurriendo a elementos de diseño del Kinetic Design 2.0, como ya apreciamos en el renovado Fiesta y la nueva Kuga.

Puertas adentro, el diseño es moderno, con cierto aire oriental como en las últimas creaciones de la marca, incluyendo un cuadro de instrumentos simple con un práctico display multiinformación, y la gran pantalla táctil de 8” que permite controlar el sistema SYNC multimedia (incluye música, fotos y video), Navegador GPS, telefonía, climatizador y otras funciones, cuya operatoria se demostró bastante simple. Además, se pueden utilizar controles por voz, aunque primero es bueno aprender los comandos, ya que de otro modo habrá que soportar la interminable perorata de la amable señorita digital que nos detalla las miles de opciones.

La calidad de plásticos es muy buena (exceptuando la parte superior del panel de puertas que no usa material blando) y las terminaciones son muy cuidadas, dando mejor sensación de calidad gracias a la casi ausencia de juntas en el tablero. Personalmente, encuentro que los decorados grises no dan el status necesario para la versión full. Respecto de la habitabilidad, se siente algo estrecho y en la parte trasera el espacio para las piernas es justo; aun así entran cómodos dos adultos en tándem, siempre sentados en cómodos asientos de cuero, los delanteros envolventes.

Luego de abrir las puertas y encender el motor sin necesidad de tener la llave en la mano, lo primero que comprobamos es que la dirección solo tiene 2.5 giros de tope a tope, indicando que el Focus puede lucir más elegante, pero quiere seguir siendo la mejor opción para los que disfrutan de manejar. La dirección eléctrica sorprendió por tener un tacto consistente y energético en todo momento, blanda en ciudad, dura en ruta.

Respecto del comportamiento dinámico, no tuvimos muchas oportunidades de exigir el chasis, ni de probar el Control de Torque en Curvas (TVC) que frena a la cubierta delantera que está perdiendo agarre derivando más potencia a la otra para combatir el subviraje. Lo que pudimos comprobar es la buena estabilidad en velocidad y durante un largo recorrido por caminos de ripio pudimos sentir que las suspensiones son indulgentes con los ocupantes aun rodando sobre caucho de perfil medio-bajo 215/50 R17. El motor trabaja bien, aunque se siente que no le sobra torque, motivo por el cual la caja rebaja rápidamente cada vez que estiramos la pierna derecha.

Hasta aquí todo lo que pudimos sentir del nuevo Focus en nuestro primer contacto en Argentina. En breve tendremos la oportunidad de usarlo más por la ciudad y buscar algunas curvas para terminar de comprender si el nuevo Ford fabricado en Argentina sigue siendo uno de los referentes del segmento en cuanto a comportamiento dinámico.

Nuevo Ford Focus en detalle

Presentación nuevo Ford Focus en Mendoza

Hernando Calaza recomienda

Contanos que opinas